“The Martian”, ¡hay que verla!

The Martian

Unos días antes de que se cumpla un año del estreno de la obra maestra de Christopher Nolan, la épica Interstellar, nos ha llegado a España la última película de Ridley Scott: The Martian, o Marte (The Martian) como la han “traducido” en nuestro país (¿de verdad era necesario ese añadido?).

Esta película es una cita obligada para todo cinéfilo (yo ya fui el viernes jeje) y sobre todo si os gusta la ciencia (ficción). Pongo ficción entre comillas porque parece que últimamente está calando en Hollywood respetar las leyes de la naturaleza (o al menos alguna). Vale, sí, seguramente 2030 sea muy pronto para que veamos humanos caminando sobre Marte y una nave del tamaño de la Ares 3 (que por cierto me recordó muchísimo a la Pegasus de Space Odyssey) , pero, ¿acaso alguien duda que lleguemos antes de que acabe este siglo?

TheMartian2

Dejando a un lado las licencias utilizadas en la película (sin la tormenta del inicio, habría que decir adiós a la película), que por algo es ciencia ficción y no un documental, las dos horas y media de película se pasan volando. Nada que ver con la precuela de Alien, Prometheus (pasable pero nada más) o con la más reciente Exodus: Gods and Kings. The Martian, es entretenida, intensa, emocionante y sorprendentemente cómica. Matt Damon pasa de ser un cobarde y mentiroso (a parte de cargarse la Endurance) a ser el mejor monologuista marciano. El resto del reparto, muchas caras conocidas: Jessica Chastain (sí, la que hacía el papel de Murphy, la hija de Cooper), Sean Bean, Benedict Wong (el pobre Trey en Sunshine), Chiwetel Ejiofor…

¿Algún punto flojo? Pues sí, eché de menos una banda sonora al mismo nivel de la fotografía o del guión. Harry Gregson-Williams no hizo un mal trabajo pero ya le he escuchado cosas mucho mejores, como, por ejemplo, la banda sonora de Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario. La banda sonora de The Martian es correcta, pero en cuanto sales del cine se esfuma de la cabeza, no hay una conexión íntima entre las escenas claves de la película y la música. Nada que ver con lo que hizo Hans Zimmer para Interstellar (¡¿en serio, cómo no pudo llevarse el Óscar?!). Pero bueno, también es verdad que con las bandas sonoras soy un poco quisquilloso.

Resumiendo, id al cine y no os la perdáis. Y recordad que dentro de dos semanas es la fiesta del cine así que la podréis ver por 2.90€. Por supuesto, si ya la visteis podéis dejar un comentario con vuestra opinión pero ojo con esos spoilers.

Deja un comentario