Sobre el cierre de Megaupload, SOPA y demás cosas

Es una pena que se estén dando todos estos acontecimientos y vean la luz tantas noticias justo cuando más exámenes tenemos. Quizás ahora no nos demos cuenta, pero seguramente lo que hemos estado viendo estas últimas semanas marque un antes y un después en la historia de internet.

Continuar leyendo “Sobre el cierre de Megaupload, SOPA y demás cosas”

¡Feliz 2012!

Apenas queda una hora para que se acabe el 2011. Un año marcado por la crisis económica, grandes desastres naturales y muchos otros acontecimientos importantes. Pero de ellos ya se ha hablado mucho.

Espero que el 2012 sea un gran año para todos, cumpláis vuestros objetivos, persigáis vuestros sueños y que disfrutéis del año con las personas que más queréis. Recordad que tendréis un día más, ¡así que aprovecharlo!

Lo que tengo claro es que 2012 será un gran año para mí: cumpliré 18 años, acabaré el conservatorio y el colegio, iré a la universidad y si todo sale bien iré con mis mejor amigos de interrail.

¡Feliz 2012!

¡Felices fiestas!

Porque no importa si desde donde estás leyendo esto es invierno o verano, porque da igual si celebras la Navidad o el Cápac Raymi, porque tampoco importa si eres creyente, agnóstico o ateo. Lo que realmente importa es poder estar con tu familia y con tus mejores amigos.

¡Felices Fiestas!

El 18 es un gran número

No os podéis ni imaginar la de cantidad de números que hay. Pero ni vosotros ni nadie, hay infinitos. Pero solo unos pocos son grandes, solo ciertos números merecen la pena ser recordados. Por ejemplo, si os digo: 56.325.128 lo leeréis (algunos ni eso) y a los 10 segundos que tenemos de memoria a corto plazo se os habrá olvidado. ¿Por qué? Pues porque no es un número especial, no nos dice nada; no merece la pena acordarse de él, no es un gran número.

Otros, sin embargo, sí que los recordamos. Generalmente son número pequeños pero esconden grandes cosas tras ellos. Sin ir más lejos tenemos el dieciocho: 18. Es un número rebelde que en más de una lengua (no en la nuestra) da problemas. ¿Nunca os ha pasado de no saber si un inglés quiere decir 18 o 80? Pero a la vez es un número estable y noble: el Argón, de número atómico 18, lo demuestra. Y para los chinos es un número de buena suerte, significa que uno va a prosperar. Además en la mayoría de los países, al cumplir 18 se alcanza la mayoría de edad. ¡Cómo no vamos a recordad este número!

Que no es un número perfecto… vale, lo reconozco. Por eso los matemáticos lo definen como un número semiperfecto (y no es broma). Pero aún así es un gran número. Y si no os gusta pues os aguantáis, a mi me encanta. Eso sí, yo os deseo un feliz 18, un feliz dieciocho de diciembre.

Calientamanos

No, con calientamanos no me refiero al juego de darse con las manos hasta que estas quedan rojas. Juego que, por cierto, no os lo recomiendo si no queréis haceros un esguince en algún dedo. Me refiero a unos bolsas, que hasta hace nada no sabía ni que existían, que mediante una reacción química desprenden calor y son perfectas para estos meses, ahora que ya empieza a hacer frío.

Continuar leyendo “Calientamanos”