“The Martian”, ¡hay que verla!

Unos días antes de que se cumpla un año del estreno de la obra maestra de Christopher Nolan, la épica Interstellar, nos ha llegado a España la última película de Ridley Scott: The Martian, o Marte (The Martian) como la han “traducido” en nuestro país (¿de verdad era necesario ese añadido?).

Esta película es una cita obligada para todo cinéfilo (yo ya fui el viernes jeje) y sobre todo si os gusta la ciencia (ficción). Pongo ficción entre comillas porque parece que últimamente está calando en Hollywood respetar las leyes de la naturaleza (o al menos alguna). Vale, sí, seguramente 2030 sea muy pronto para que veamos humanos caminando sobre Marte y una nave del tamaño de la Ares 3 (que por cierto me recordó muchísimo a la Pegasus de Space Odyssey) , pero, ¿acaso alguien duda que lleguemos antes de que acabe este siglo?

Continuar leyendo ““The Martian”, ¡hay que verla!”

Levitación magnética

No hacen falta potentes imanes ni tampoco superconductores para poder dejar boquiabiertos a tus amigos. Tampoco hacen falta los caros imanes de neodimio. En realidad, con los imanes más baratos, los de ferrita (los imanes que se cuelgan en la nevera son también de este óxido de hierro), se puede conseguir la levitación magnética.

La peonza que veis en el vídeo se aprovecha de otro fenómeno más: la conservación del momento angular. Es lo que se conoce como efecto giroscopio. Esto unido a las fuerzas magnéticas que contrarrestan el peso, ya tenemos una peonza levitando. ¿No es una pasada?

Briggs-Rauscher

La reacción de Briggs-Rauscher es una de las más espectaculares que se pueden hacer en el laboratorio. Se trata de una reacción oscilante que, si se hace correctamente (y eso es la parte difícil), no para de cambiar de color. Así que os explico más o menos cómo se hace y luego os dejo el vídeo con la reacción!

Continuar leyendo “Briggs-Rauscher”

The Stars

“Somos polvo de estrellas” Carl Sagan

Es una cita preciosa y  lo mejor de todo es que es cierta. Los elementos más abundantes del universo se han formado durante millones de años en los núcleos de las estrellas. Con impresionantes y violentas explosiones se han ido esparciendo hacia todos los lugares. Nosotros no somos más que el resultado de complejas cadenas y estructuras con estos elementos, somos polvo de estrellas.

Somos un punto en medio de la nada, o mejor dicho, en medio del todo. Somos la excepción que ha logrado sobrevivir y cada vez queremos más. Vídeos como este muestran los increíbles avances en todos los campos que se han conseguido en apenas unas décadas. Ahora nos maravillamos viendo las estrellas desde la ISS, ¿pero qué será lo siguiente? ¿Cuándo daremos un paso más allá? ¿No estáis hartos de ver noticias sobre la crisis, sobre políticos, guerras…?

El mundo sería mucho mejor si todos mirásemos las estrellas de vez en cuando, si soñáramos con ellas.