Instalando Ubuntu Touch en un Nexus 4

chart-ww-smartphone-os-market-share

¿Cómo está el panorama de sistemas operativos para smartphones? Pues según las estadísticas del International Data Corporation (IDC) Android dominaría el mercado con una cuota del 82.8%, le seguiría bastante lejos iOS con un 13.9% y luego Windows Phone con un 2.6%. El porcentaje de BlackBerry OS es minúsculo comparado con el de hace unos años, tan sólo alcanza un 0.3%. Por último, quedaría un 0.4%, suma de otros sistemas operativos. Dentro de este popurrí, una pequeña pizca se la llevarían los últimos móviles con Ubuntu. Seguramente estos porcentajes cambien un poco a lo largo de los próximos meses. Supongo que con la salida de Windows 10 para smartphones y tablets, los nuevos Lumia de gama alta (que salen en noviembre) consigan arañar un poco de cuota a Android y iOS (¿desaparecerá BlackBerry OS?). Pero en España no podemos olvidarnos de Ubuntu porque la marca BQ ya comercializa dos modelos con este sistema operativo: el BQ Aquaris E4.5 y el nuevo BQ Aquaris E5 HD.

Continuar leyendo “Instalando Ubuntu Touch en un Nexus 4”

¿El futuro de las distribuciones linux?

En los último meses hemos visto como Ubuntu ha ido perdiendo bastantes usuarios. Un ejemplo de ello es su segunda posición en Distrowatch y a una distancia considerable de Mint. Es irónico que haya sido superada por una distribución que se basa precisamente en Ubuntu. ¿Ha tenido algo que ver la apuesta de Cannonical por Unity?

Continuar leyendo “¿El futuro de las distribuciones linux?”

Sobre Unity o cómo complicar lo sencillo

Hace ya unos días, me pidió un amigo que le instalase Ubuntu en el portátil. Escogió  esta distribución porque es la que usan en la facultad de Física en una de las asignaturas de primer año.

Llevaba muchos meses sin usar Ubuntu, ni siquiera en una máquina virtual. Y aunque fue la distribución con la que conocí Linux poco después, tras probar otras como Fedora, OpenSUSE o Archlinux… ya no volví a usarla.

No era extraño leer, hace unos tres o cuatro años, que Ubuntu era “la más fácil de usar”, cuando OpenSUSE era, de lejos, mucho más sencilla y Fedora, etiquetada como “solo para avanzados”, era prácticamente igual a Ubuntu. Desde hace ya dos versiones esto está cambiando y ahora sí que ofrece a sus usuarios unas herramientas y aplicaciones que hacen mucho más fácil el cambio de windows a linux, por ejemplo. Una de estas herramientas es el propio instalador.

Pero Ubuntu desde hace (si no me equivoco) año y medio comenzó un proceso de renovación. Primero fue el logo y los colores, cambios menores pero que ya presagiaban hacia dónde se dirigía esta distribución. Unity, su nueva interfaz desde Ubuntu 11.04, es el final de este camino.

Unity, que nació en un principio como la interfaz para la edición netbook, se convirtió en la interfaz por defecto para el escritorio. ¿Fue la decisión acertada? ¿Es mejor Unity que Gnome 3? No y sí. Para mi no fue la decisión acertada porque, como os explicaré después, es una interfaz que te hace perder tiempo. Y sí, me parece mejor que Gnome 3 pero ni de lejos se acerca a KDE.

Seguramente después de usar Unity unos días cambiaría mi opinión pero tras probarla unas horas me parece un entorno lioso e innecesariamente complejo. Lo que en Gnome 2 podías hacer en dos clics ahora necesitas moverte por cuatro menús y hacer cuatro clics. Vale, seré muy “tiquismiquis”, pero no me negaréis que Unity es de todo menos práctico.

Pero eso lo bueno del software libre (y también su mayor problema), que si algo no te gusta siempre tienes alternativas. En este caso, siempre me quedará KDE.