Mi escritorio de noviembre

Aquí sigo con Archlinux y KDE. No hay manera de cambiar, por lo menos de momento. Se trata, en concreto, de KDE SC 4.7.3 con el tema de escritorio Fushigi y con Hycons. El resto: colores, estilo y tipografías no cambié nada.

El fondo, que me encanta por cierto, lo copié del escritorio de Malcer. Es demasiado bueno para no guardarlo. Se llama “expanse” y lo podéis descargar aquí. Respecto a las aplicaciones, aparecen la terminal, dolphin y KAlgebra, una de esas aplicaciones fantásticas que trae KDE y que muy poca gente conoce. Es perfecta para hacer funciones en el plano y en el espacio y me está siendo muy útil este año.

De cómo un serrucho eléctrico se convirtió en un violín

No hay instrumento más horrible, ensordecedor, molesto y escandaloso de aprender que el violín. No exagero, para nada. La primera nota que aprendes a dar en un piano suena bien, afinada. El piano es un instrumento que te invita a tocarlo. Aunque no tengas ni idea de música, después de cinco minutos delante de uno puedes sacar incluso alguna melodía. Con el violín esto no pasa. Los más aventureros (e insensatos) que empiezan desde el primer momento con el arco, solo obtienen chirridos y ruidos grimosos que se asemejan al ruido que se produce al arañar una pizarra con unas uñas bien largas. ¿Quién en su sano juicio seguiría practicando en estas condiciones? La respuesta está clara: nadie. Por suerte para nosotros, o por desgracia para nuestros padres y personas a un radio de 2 Km, cuando empezamos a tocar el violín nuestro oído no está fino, por así decirlo. Vamos, que no distinguimos un la a 442 Hz de un claxon de un camión.

La cosa mejora con los años, si es que aún sigues tocando el violín. Lo que pasa es que, aunque ahora ya somos capaces de dar ciertas notas y de tocar “música”, todo suena mal. Da igual lo mucho que te esfuerces, todo suena mal. Mal no, ¡fatal! Hay que reconocer que no todo es culpa nuestra, también es del instrumento. Anda que no son malos los violines para aprender… Pero el verdadero problema es que es, en este momento, cuando empezamos a “afinar” nuestro oído y nos damos cuenta de lo mal que tocamos. Aquí mucho lo dejan, y con razón. Los más tercos seguimos unos años más.

Pasados seis años desde que hicimos la prueba para entrar al conservatorio, y mientras nuestros compañeros pianistas, flautistas, guitarristas, clarinetistas y un sin fin de istas más ya están tocando perfectamente, nosotros empezamos a tocar. Sin ningún adjetivo detrás, simplemente a tocar. Y lo más importante, a disfrutar tocando. ¡Qué duro es ser violinista! Pero que instrumento más precioso y agradable.

Choqok, el mejor cliente de twitter para KDE

Choqok es un cliente opensource para servicios de micro-blogging como Twitter o Identi.ca. Es su web lo califican como rápido, sencillo y eficiente. No les falta razón, Choqok es actualmente el mejor cliente de twitter para KDE.

Hoy han liberado la versión 1.2 “Red Rose” con algunos cambios y novedades interesantes. El rediseño de la interfaz es la principal novedad. Antes para separar las diferentes líneas del tiempo se usaban pestañas. No estaría tan mal si no fuera porque la separación entre cuentas y servicios diferentes se hacía de la misma forma. Ahora las distintas cuentas se siguen separando por pestañas pero las líneas del tiempo se seleccionan en una nueva columna a la izquierda del todo.

También se han solucionado varios bugs (ya no saltan mensajes de error al intentar actualizar la lista de amigos) y se han actualizado algunos plugins, como por ejemplo el desacortador de enlaces, que ahora es capaz de mostrar el enlace real aunque se haya reducido más de una vez.

Por cierto, en Archlinux ya se encuentra disponible la actualización.

+ Choqok 1.2 “Red Rose”

Gnome 3.2 en Fedora 16 no está tan mal

Tal y como lo leéis. No es que me convenza del todo como KDE, pero me ha gustado. Y eso ya es un paso porque desde que lanzaron Gnome 3 no había durado más de 20 minutos en este entorno. Quizás ayude la integración de Fedora 16 con Gnome, que a día de hoy me parece la mejor; y su nuevo tema, muy acorde con su nombre “Verne”. ¿No os encanta el fondo de pantalla? Como única crítica: no me gusta nada el borde de las ventanas. Se han preocupado de quitar botones, dejando solo el de cierre, pero han dejado un borde demasiado ancho. No solo es que sea feo, sino que ocupa mucho espacio en pantalla. Nada que no se pueda modificar después a gusto.

Si estáis interesados en esta nueva versión de Fedora podéis descargaros de aquí la RC2. No creo que vaya a haber muchos cambios en la final, esta RC es bastante estable y en el Bugzilla sólo queda un bug importante sin resolver.