arkOS: tu nube, tus normas (III)

Espero que en este caso se pueda aplicar el “más vale tarde que nunca”. Cuando os decía hace más de cinco meses que no os prometía la última entrega, no pensaba que me fuera a demorar tanto. Pero bueno, aquí estoy. Y con ganas de terminar algo que dejé a medias.

Si mal no recuerdo, nos habíamos quedado con un Raspberry Pi ya con arkOS instalado y ownCloud configurado. Podíamos acceder localmente a nuestra nube introduciendo la IP local del Raspberry Pi en el navegador.  El objetivo de esta última entrada es que no solo nos podamos conectar desde la red local, sino desde cualquier lugar del mundo a través de Internet. Por último, como complemento, veremos como cifrar nuestra conexión mediante SSL.

Sigue leyendo

RaspberryPi_1

arkOS: tu nube, tus normas

En pocos años, el almacenamiento en la nube ha pasado de ser algo raro y novedosos a estar presente prácticamente en todos lados. Casi todas las grandes empresas tecnológicas ofrecen ya algún servicio para almacenar nuestros documentos en sus servidores y poder acceder a ellos desde cualquier dispositivo. Un trabajo que editamos en el ordenador, instantáneamente está disponible en el móvil o tablet, y no sólo en el nuestro sino en el de amigos, compañeros de trabajo…

Al principio, la rivalidad entre estos servicios venía dada por la capacidad de almacenamiento que nos ofrecían. Hoy en día los usuarios exigen algo más. El espacio ya no es problema y de hecho podemos ver que Google con Google Drive ofrece hasta 25 GB de forma grautia, Microsoft con OneDrive 7 GB, Dropbox hasta 22 GB (aunque esto lo conseguí al vincular el correo de la universidad) y así otra decena de servicios similares. Un espacio más que suficiente para la mayoría de los usuarios. Además, ampliar este espacio es cada vez mucho más barato. Hay una competencia tremenda y estamos viendo como algunos servicios se empiezan a caer del carro al no poder seguir el ritmo de sus competidores. Es el caso de Ubuntu One que dejará de funcionar en junio.

Sigue leyendo