¡30 años de GNU!

GNU_30th_badge

Este mes se van a hacer 30 años desde que Richard Stallman anunciara por primera vez el proyecto GNU. Cuando aquel joven Stallman, que por aquellas trabajaba en el laboratorio de inteligencia artificial del MIT, publicó sus intenciones, no era consciente del movimiento que acababa de sembrar: el movimiento del software libre.

Para conmemorar este aniversario y promocionar el software libre, desde la web de GNU nos invitan a seguir el GNU-a-Day: una acción cada día por el software libre. Llevan ya una semana y os animo a que lo sigáis. Son tareas muy sencillas, desde leerse el manifiesto de GNU y compartirlo, ayudar a un amigo a cambiarse a GNU/Linux (cuántos llevaré ya…), empezar a usar LibreOffice y dejar de usar el MSOffice.

+ GNU 30 years

vinculos2013

Vínculos 2013: Atenas (I)

Antes de nada debería presentar a la Orquesta de Cámara de Siero (OCAS) y explicar un poco qué es esto de Vínculos. Se trata de un proyecto cultural y de cooperación que lleva realizándose desde el 2005. A lo largo de estos años la orquesta ha estado en Bolivia, Honduras, Guatemala, Marruecos, Nicaragua y este año en Grecia. Podéis leer mucho más en el blog de la orquesta.

Sigue leyendo

Off-the-Record Messaging en KDE

Todos nosotros, como usuarios de Internet, tenemos el derecho (y quizás el deber) de proteger nuestra privacidad. Ya no solo para protegernos a nosotros mismos sino para proteger a todos con los que mantenemos contacto. Ya os comenté en anteriores entradas cómo aprovechar las herramientas de KDE para firmar y encriptar archivos y también, de forma más avanzada, usando gpg en la terminal.

Gracias a Off-the-Record, conocido como OTR, podemos hacer uso de servicios de mensajería instantánea (como Jabber, AIM…) de forma completamente segura. OTR es un protocolo criptográfico que mediante el uso de algoritmos como AES y SHA1 encripta y protege nuestros mensajes. Utilizar  OTR en KDE es muy sencillo con el cliente de mensajería instantánea Kopete. Sí, es cierto que Kopete hace tiempo que ya no se actualiza pero KDE Telepathy aún está bastante verde y le faltan algunas funcionalidades. Soporte para OTR es una de ellas aunque sin duda lo implementarán en próximas versiones.

Kopete-cuenta

Bien. Lo primero es instalar Kopete. Está en los repositorios oficiales de todas las distribuciones que ofrecen KDE así que no tendréis problemas. A continuación añadid una cuenta. Os recomiendo usar Jabber pero recordad que Google Talk ya no funciona desde la transición a Hangouts.

Kopete-OTR

Ahora tenemos que activar el OTR en la ventana de complementos. Para generar nuestra clave privada ahora vamos a las preferencias de OTR, seleccionamos nuestra cuenta y la damos a generar. Tardará un rato ya que necesita muchos datos aleatorios. Si navegamos, ponemos música o ejecutamos otras aplicaciones aceleraremos el proceso. Una vez creada también podremos escoger la política que queramos para OTR. Oportunista suele funcionar muy bien pero yo tengo seleccionado siempre. También podemos seleccionar manual para activar OTR desde la ventana cuando estemos hablando con alguien.

Kopete-OTR-2

Al igual que ocurre con gpg, la primera vez que usemos OTR con algún usuario tendremos que verificar su clave mediante la huella dactilar. Kopete nos ofrece además otros dos métodos pero lo más habitual es escribirse un correo cifrado y firmado (lo importante en este caso es la firma) con la huella de la clave y verificarla manualmente. Una vez hemos comprobado que efectivamente estamos hablando con quien queremos hablar podemos verificar su clave e iniciar una conversación cifrada y segura.

OTR | Kopete

Diferencias entre software libre y código abierto

No sé cómo habréis descubierto vosotros todo el movimiento del software libre. Los que me seguís ya desde hace años, y sobre todos los que leíais mi antiguo blog, sabréis que encontré GNU/Linux buscando alternativas al Windows Vista. Aquel sistema operativo iba realmente mal: su arranque se demoraba minutos, una vez cargado el sistema iba muy lento, y tenía problemas cada dos por tres. Lo primero que encontré fue Ubuntu. Lo probé y me encantó. No sabía realmente lo que estaba usando, me sonaba de algo la palabra “Linux” pero no conocía los términos de software libre y de código abierto u opensourceLa verdad es que tampoco me importaba mucho, mi ordenador funcionaba sin problemas y estaba entusiasmado con los efectos de escritorio que ofrecía Compiz Fusion.

Más tarde fui descubriendo otras distribuciones. Estuve muchos meses con Fedora y su comunidad de usuarios me gustó más que la de Ubuntu. También tuve una etapa en la que ninguna distribución duraba más de una semana instalada. Así fue como descubrí OpenSUSE, Mint, Trisquel… Archlinux y Chakra. A lo largo de este viaje no deje de aprender y de conocer gente a la que hoy en día admiro. Algunos conceptos como free software u open source se fueron haciendo cada día más familiares, conceptos que un principio no entendía del todo bien e incluso los confundía como mucha gente por lo que se ve por Internet. Por eso hoy, después de seis años siendo usuario de GNU/Linux, me gustaría dedicar una entrada a comentar las principales diferencias entre el software libre y el código abierto, posicionarme y aclarar algunas otras cosas que en su día, como recién llegado de Windows, no tenía muy claras.

El software libre es un movimiento que busca defender la libertad de los usuarios y la comunidad en el ámbito de la informática. Para ello se establecen cuatro libertades que garantizan esta libertad: la libertad de ejecutar el programa para cualquier propósito (libertad 0), la libertad de estudiar cómo funciona el programa, y cambiarlo para que haga lo que usted quiera (libertad 1), la libertad de redistribuir copias exactas para ayudar a su prójimo (libertad 2) y la libertad de distribuir copias de sus versiones modificadas a terceros (libertad 3). Para que estas libertades sean posibles es necesario poder acceder al código fuente del programa.

El software libre promueve la solidaridad social: compartir y cooperar. Es interesante pasarse a pensar lo verdaderamente injusto que es el software privativo. Si mucha gente no se lo plantea es porque no conoce otra cosa, ya que desde pequeños es lo que se enseña en los colegios. El software libre no busca ser práctico a nivel de desarrollo, cosa que también consigue, sino que tiene que ver con la moral y la ética: defiende un derecho fundamental, la libertad.

Una confusión habitual es asociar software libre a software gratuito. El software libre puedes ser de pago o no, no importa. La única condición es que cumpla las cuatro libertades. Es decir, se puede compartir a cualquiera donde sea. Por el contrario, el software privativo no cumple ninguna o alguna de estas cuatro libertades. El software privativo permite a un desarrollador o empresa controlar a sus usuarios. Al no disponer de código fuente es imposible saber qué hace exactamente el programa que estamos ejecutando, si tiene alguna funcionalidad oculta para recoger y enviar información sin nuestro permiso o alguna puerta trasera para poder acceder a nuestro ordenador de forma remota. Windows y Mac OS son los mejores ejemplos de software privativo. Ambos sistemas operativos tienen funcionalidades ocultas a sus usuarios, Microsoft y Apple respectivamente tiene acceso a estos equipos a través de puertas traseras y por lo tanto sus usuarios no son libres.

El software abierto u OpenSource nació a finales de los 90 con un grupo que solo le interesaban las cuestiones prácticas del software libre y no les importaban las razones éticas o directamente las rechazaban.

El código abierto es una metodología de programación, el software libre es un movimiento social. Para el movimiento del software libre, el software libre es un imperativo ético, respeto esencial por la libertad de los usuarios. En cambio la filosofía del código abierto plantea las cuestiones en términos de cómo «mejorar» el software, en sentido meramente práctico. Sostiene que el software privativo no es una solución óptima. Para el movimiento del software libre, sin embargo, el software que no es libre es un problema social, y la solución consiste en dejar de usarlo y migrar al software libre.

El primer impulsor y mayor defensor del movimiento del software libre es el conocido Richard Stallman mientras que uno de los defensores del código abierto es Linus Torvalds. Mientras que Stallman no usa ningún software privativo y además lleva dedicando años a difundir su filosofía, Linus no tiene ningún problema en usar este tipo de software. De hecho, los que usáis Google+ ya sabréis que es un usuario habitual de esta red social y tampoco tiene ningún problema en añadir componentes no libres en su kernel para hacer funcionar ciertos periféricos.

Otra aclaración: nuestro sistema operativo es GNU con Linux, no Linux. ¿Por qué es importante no olvidarse de GNU? Pues porque el kernel linux es únicamente uno de los componentes del sistema operativo y no es justo no dar crédito a toda la comunidad que hizo posible el resto de las herramientas. De hecho, este kernel fue publicado por Linus inicialmente como software privativo.

Se puede pronunciar de cualquier forma, la única pronunciación errónea es llamarlo “Linux”

Y entonces, ¿yo soy partidario del software libre o del código abierto? Pues yo defiendo y comparto la filosofía de Stallman respecto al software libre y además cada vez más convencido. ¿Cuál es el problema? Que es muy difícil ser 100% coherente con esta filosofía. Por eso admiro a gente como Stallman. Pero bueno, al menos tengo claro el ideal de libertad en lo que al ciberespacio y la informática se refiere. De momento seguiré siendo un esclavo de Google, Facebook y de algunos drivers privativos pero seguiré usando GNU con Linux y difundiendo el software libre.

GNU.org | FSF.org